Make your own free website on Tripod.com
Pobre Papá Dios
Pobre Papá Dios

Pobre Papá Dios

Septiembre-2001

 

Domingo J. Marqués

 

 

 

            Si Dios existe, definitivamente esta sumamente ocupado y confundido en este momento. Un día despúes del ataque ‘terrorista’ al World Trade Center, son tantas las peticiones hechas en su nombre que no sé ni como él podría elegir cual conceder. En Nueva York, la esperanza de los familiares de los que se encontraban en el área de que éstos aparecieran con vida. Sus rezos, sus promesas, sus ayunos, sus velones. Todos pidiéndole a Dios que se apiade de sus seres queridos y que los dejen con vida. Cientos de miles de peticiones de esta índole.

            En Pakistán la gente bailaba en las calles dándole gracias a Dios por que fue efectivo el ataque contra Estados Unidos. Pobre Dios, ¿cómo complacer tales contradicciones? En Iraq se daban gracias también y se pedía un poco más de sangre. Y alrededor del mundo las peticiones eran tantas que se taponaban ante la indecisión de Dios sobre las que son merecedoras.

            Esta bien ocupado, aquí en Puerto Rico la gente le pide que no activen las reservas de las fuerzas armadas de Estados Unidos para que no tengan que partir a luchar nuestros compatriotas. Aquí también se pide por que Dios facilite información de los familiares que algunos tenemos en el área de Nueva York y de los que no sabemos nada. Otros piden que se abran los aeropuertos para poder despedir a ese familiar de visita que tanto molesta. Otros rezan un rosario completo para que en televisión pongan algo más interesante que las noticias del ataque. Algunos le piden a Dios que los ilumine para poder lucir bien cuando se vayan a beber sus cervezas esta noche y les toque hacer del mejor politólogo del bar. El que sabe la razón, las causas, el culpable y la solución al problema. Y habrá un grupito que le pide a Dios que sus acciones en Microsoft  no sufran por los días perdido en la bolsa de valores. Otros cantan ‘coritos’ y bailan para que Dios haga aparecer a los ‘árabes’ culpables, sea cuales sean y que se les pueda volar en pedazos con cohetes súper potentes.

            Ocupado como nunca anda Dios. Papá Dios, no se como haces ante tanta petición, y no quiero saber.  Me imagino que será por prioridades, por que éstas contradicciones no las comprendo.