Make your own free website on Tripod.com
Ojos de Perro Azul
Ojos De Perro Azul

Ojos De Perro Azul

 

“Ojos de perro azul,

mirando cínicamente a la ciudad,

sonriendo críticamente a la humanidad,

juzgando elípticamente a la sociedad”

-Rubén Blades

 

 

            El Perro Azul se puso unos pantalones cortos, comenzó a hacer campaña trotando y jugando tenis, no olvidemos en motora acuática y en kayak. Prometió villas y castillas y se gastaron millones de dólares en campañas publicitarias. Se aprovecharon de la era en que vivimos donde las personas dan por cierto todo lo que ven en televisión y escuchan en la radio. Prometió plan de salud para todos, algo que el presupuesto no aguantaba, pero a él no le importaba eso, lo importante era ganar. Y volvió a ganar, y comenzaron los traqueteos nebulosos de todos los miembros de su partido. Hubo arrestos, y luego hubo arrestos, y esta madrugada, nueve años después de que el Perro Azul se puso los pantaloncitos cortos para trotar, hubo arrestos, el último el “Honorable” Edison Misla Aldarondo, el “Honorable” Norberto Nieves, German Sulsona, Víctor Fajardo, y habrá más arrestos. Les espera su amigo el “Honorable” Búho, y los “humanitarios” del caso del Instituto del SIDA. Se lo robaron todo, el arrestado de hoy había hasta llorado en cámara diciendo que no era culpable, pero lo tienen grabado extorsionando. Esto debe haber confundido a un pueblo que da todo lo que ve en le TV como cierto, un día lo creen inocente y víctima, al otro se enteran de las pruebas contundentes. Pero ya no estamos acostumbrando a esto, gracias a la jauría de Perros Azules que trajo el de los pantaloncitos cortos. El Perro Azul no se quedó en la isla se fue corriendo del aeropuerto como un líder de régimen militar que el pueblo quiere linchar. Él dijo en una ocasión “La patria no se hace hablando, la patria se hace trabajando” pensar que cuando habló metió la pata y que cuando le tocaba trabajar para arreglar el desmadre que dejó se fue corriendo (literalmente). Pero supongo que si lee esto diría “Frankly my dear I don’t give a damn”.