Make your own free website on Tripod.com
Los Especialistas
Los Especialistas

Los Especialistas

 

por: Domingo J. Marqués

 

            Durante el renacimiento se aplaudía el saber de todo un poco y el desarrollar nuestras capacidades a un máximo. Se les daba todo el dinero, alojamiento, esparcimiento y muchas cosas más para que individuos como Leonardo produjeran a plenitud. Lo que se hace hoy día son especialidades, por que ahí es que esta el dinero. Las personas más educadas de nuestra sociedad dedican toda su vida a un solo tema en el que desarrollan una pericia extraordinaria, pero para otras cosas son sumamente tontos. No se fomenta el desarrollo literario, el conocimiento de la historia, la búsqueda de la verdad.  Uno ve científicos que se pasan veinte años estudiando una bacteria, una sola, toda su vida. Supongo que los únicos que al menos se desarrollan un poco mejor son los profesionales que también son profesores universitarios, pero aún asi no todos le tienen dedicación a esto.

            Ayer me encontraba tomando una clase cuando interrumpieron para que bajáramos al estacionamiento que tenían preparada una vigíllia en honor de las víctimas del ataque a las torres gemelas de Nueva York. Nos paramos en silencio estudiantes y profesores, velita en mano, ante unos estudiantes locales y extranjeros hablando en un Inglés masticado y dando, básicamente, su opinión personal. Uno de ellos llamó esto “la tragedia más grande en la historia de la humanidad”. ¡Que etnocentrismo! Me quedé aparte, velita en mano, y no pude evitar el pensar sobre la perdida de tiempo y de recursos que era esa actividad. Allí estábamos parados, los miembros de una institución de estudios graduados, mentes privilegiadas, con una velita en la mano en silencio. ¿ Cómo va esto a ayudar en algo a los que perdieron a un familiar? Algunos me argumentarán que se estaba rezando. No es por ser incrédulo, pero eso es lo más que se ha hecho. Este grupo de mentes privilegiadas, de info-ricos, que poseemos información que la sociedad civil no tiene acceso, ¿qué resolvemos con una velita en la mano? Nuestra arma es el lápiz, el libro, no una velita. Allí se debió aprovechar la población que se tiene y realmente ayudar. Organizar un ciclo de conferencias que incluyan los temas sobre los que somos ‘especialistas’ en esta universidad. Solo se podría entrar en esos temas ya que falta el humanismo general para hablar de todo. Pero la ventaja es que las especialidades que ofrece la universidad son relacionadas al tema. Los del departamento de medicina pueden hablar sobre las razones por las que se necesita sangre y cuales son las maneras para donar. Organizaríamos una sangría para recolectar.También pueden hablar sobre los costos que conlleva el atender a tanta gente y recolectaríamos dinero. Los de psicología pueden hablar sobre el impacto de tal perdida en los familiares y en la sociedad civil en general. Pueden hablar de las condiciones que pueden surgir y de como se pueden identificar. También pueden explicar el tipo de ayuda que se ofrece y donde la pueden conseguir. Se ofrecería terapia a los familiares de las víctimas del área sur. En general lo que pido es praxis. Si vamos a ayudar, hagámoslo, usemos nuestra pericia.