Make your own free website on Tripod.com
Todavía se Juzga Mal
Puerto Rico-2001- Todavía se juzga mal

Puerto Rico-2001- Todavía se juzga mal

 

Domingo J. Marqués

 

 

            Ayer en la universidad se discutía el código de vestimenta. Exigen que uno use el ‘sentido común’ a la hora de vestir. Y que se vista ‘proper’, citando al ayudante de la Decana de Estudiantes. Bueno sería que pudiéramos saber todas las capacidades de una persona con mirar su vestimenta, toda su apariencia. Sería tremendo que una corbata y una camisa de manga larga europea garantizaran decencia. La gran cosa podría ser esto, que tranquilidad que se acercara alguien así vestido,  no correría peligro de ser engañado. Estaría seguro de que el gobierno de mi país busca lo que es bueno, justo y conveniente para todos. Todos nuestros lideres visten así, pero muy pocos llenan estas expectativas. Si una cartera elegante y unos tacones altos y lindos determinaran la honestidad, no me preocuparía por desengaños ni por el falso reír. ¡Que bueno sería que todo fuera así! Esto quiere decir que mis profesores de la universidad son todos honestos y bien intencionados. Que las personas de corbatas y faldas elegantes son incapaces de abusar de su poder.

            ¡Que bueno sería que una pantalla en la nariz y un tatuaje me dijeran que esa persona me tenía malas intenciones! Si esto fuera así, que felicidad sería, tu sabrías quien te puede hacer daño, las escuelas de artes marciales no tendrían estudiantes, no haría falta. Con evadir estas personas ya estarás libre de engaño, mentiras, y robos. Que con mirar a una persona uno pudiera saber todas sus tendencias, hasta el tuétano de su alma. Todos los abogados serían incapaces de mentir.

            Pero la cosa no es así, uno no puede saber nada de esto por la vestimenta, manierismos, ni la forma de expresión. Pues si damos esto último por cierto, ¿porqué se exige códigos de vestimenta? No son los info-ricos de las universidades capaces de entender que la vestimenta no garantiza nada. Si garantizara algo no habrían políticos ‘mudándose’ del Capitolio a prisión.