Make your own free website on Tripod.com
EL Oráculo del DSM
El Oraculo del DSM

El Oráculo del DSM

Ensayo

 

 

 

 

Only in Psychiatry is the existence of physical disease

Determined by the APA presidential proclamentions,

 by committee decisions, and even, at times, by a vote

of the members of APA, not to mention the courts.

 

-          Peter Breggin, Toxic Psychiatry

 

 

 

 

 

 

            Durante siglos la humanidad ha usado algunos textos para inspiración, consultaría, veneración, futurología, y como fuente de una autoridad infalible, entre otros.  Los orientales han utilizado por siglos el  Clásico de los Cambios – I Ching, este libro es descrito por C. Javary como un medio para entender, y hasta controlar eventos futuros. Otro libro que ha sido usado como medio autoritario e inspiracional es La Biblia, el libro mas venerado de todos los tiempos. Su mensaje ha sido mal interpretado y usado para logros personales por muchos lideres religiosos y mercaderes inescrupulosos y todo eso en el nombre de Dios.

Este tipo de veneración se ve en los círculos académicos e intelectuales como pensamientos ilógicos, no como conducta empírica. Los ‘científicos’ modernos no aceptan que un texto domine ninguna rama de las ‘ciencias’. Pero, ¿es cierto esto? La psiquiatría moderna utiliza como su base y fundamento el Diagnostic Statistical Manual, un libro que es tan venerado por los psiquiatras como la Biblia lo es para Yiye Ávila. Pero, ¿ no son los Médicos los mejores científicos que se les tiene en una alta jerarquía social y política por su amplio conocimiento? ¿ No son ellos los que si saben de estos temas científicos? Los que se apoderaron de la palabra ‘Doctor’, a pesar de que no son los únicos que hacen doctorados, que se les trata como semi-dioses y se les considera infalibles. Pues si partimos de la premisa de que los Médicos están al tope de las ciencias y que son los mejores científicos, pues tenemos que llegar a las conclusión de que el DSM es el libro que domina la salud mental y que es un libro empírico. La primera es cierta pero la segunda no es totalmente cierta. Este libro incluye muchísimas ‘condiciones’ que carecen de evidencia y de base empírica. Se reparten cuestionarios a los miembros de la American Psychiatric Assosiation y estos, a su vez se los dan a sus pacientes. ¿Pero como esto es una buena muestra? Es representativa de toda la población? ¿Que de los psiquiatras que no pertenecen a la APA, de las personas que tengan esas ‘condiciones’que se atienden con psicólogos, trabajadores sociales, terapistas del habla, etc.? Pues ese es el gran trabajo investigativo que se hace para llamarlo a usted ‘anormal’. Y esto tiene mayor peso en nuestra isla pues crecimos insultándonos unos a otros de niños (aunque de adultos muchos lo hacen) usando esa palabra.

A diferencia del I-Ching o de La Biblia, que solo se escribieron / publicaron es una ocasión, el DSM lleva varias, la actual es la versión IV, pero con tantas revisiones uno pierde la cuenta. Cada vez que se publica uno nuevo él ultimo se descarta y miles de profesionales de la salud mental tienen que cambiar sus paradigmas (y comprar el nuevo DSM) a los que la APA acabe de sacar del horno. Esto le trae a la APA millones en ganancias en la venta del libro nada más. Además de que en publicidad nada mas, para vender la versión nueva, dan a entender que él ultimo no era el mejor y que lo nuevo es mas ‘científico’ y más completo. Que la versión IV es mucho mejor que la III-R. Pero eso no era lo que decían cuando salió la III, en ese entonces esa era lo ultimo en los muñequitos. Ellos remueven y añaden condiciones por razones económicas, políticas, hegemónicas, que establezcan a la APA al tope de la salud mental. Pero, ¿la idea no es ayudar a las personas? ¿No es por eso que nos interesa la salud mental? ¿Si uno fue diagnosticado por un psiquiatra son el DSM-III y luego esa condición que se nos ‘asigno’ es retirada de la edición IV, estamos curados? ¿Ya no somos ‘anormales’? ¿Todo el rechazo y el estigma puesto en nosotros se van a desaparecer? ¿Dejaremos de ser el ‘loco’/’loca’ del barrio? Y que del que era considerado ‘normal’ hasta que en el DSM-IV apareció algo en donde este  ‘encaja’. Hay que recordar que esta es la gente que dijo que la homosexualidad era patológica y que incluyo el PMS (Pre Menstrual Syndrome) en el manual y que con su Self-Defeating Personlity Disorder ponían en peligro a miles de personas de que sus agresores / ofensores salieran libres en las cortes. Pero que sentido tiene decir que una vez al mes las mujeres se vuelven ‘locas’, eso me asusta si fuera cierto. Imagínense cuantas mujeres diariamente están en el ciclo menstrual, si fuera cierto lo del PMS como una anomalía, tendríamos masacres a diario a mano de esas mujeres descontroladas por su ‘condición’. Pero estas fueron incluidas para aumentar su ‘clientela’ que serian cientos de miles de mujeres en terapia una vez al mes. Y ni se diga del apoyo que recibieron de las farmacéuticas que producen los antidepresivos que ‘curarían’ la depresión del  PMS.

            Todas estas preguntas que nos podemos hacer las crean un grupito bien selecto de gente muy poderosa, compuesta en su mayoría por psiquiatras ricos, hombres y blancos. ¿Como esto se puede aplicar a Puerto Rico? ¿Como ellos catalogarían a una persona con un ‘ataque de nervios’ de los que les dan exclusivamente a los boricuas? Bueno la respuesta es fácil, en la próxima revisión añaden un desorden para entonces cubrir la ‘clientela’ puertorriqueña. Lo más que me preocupa es lo que esto hace al profesionalismo, los profesionales de la salud pierden demasiado tiempo en ‘nombrar’ lo que la persona tiene. ¿Esto en que puede ayudar al cliente? En todo caso le hace mas daño, salen de la consulta con un nuevo problema en vez de una solución para el primero. El DSM debe ser la ultima alternativa, pero se convierte en una salida para los terapistas mediocres. Que cuando no saben que hacer recurren a los ‘profesionales’ y los ‘mas que saben’ en su campo. Eso no es malo, asi se nos entrena en la universidad, pero en este caso ese grupo esta compuesto por mercaderes que solo se interesan por ellos mismos. Como estudiante que comienza en unos dias su programa doctoral probablemente sea el menos que deba estar hablando de esto. Se me puede criticar y hasta pueden decir que no sé de lo que estoy hablando si nunca he atendido un cliente en mi vida. Es cierto pero eso no quiere decir que no me preocupe la profesión que escogí desde niño. Siempre quería ser psicólogo clínico, y por esto no voy a permitir que por que la mayoría haga las cosas mal yo vaya a cambiar mis planes. Cuando me enfrenté a mi practica en psicología a nivel de bachillerato me toco trabajar en el asilo municipal de Mayagüez. Me concentré en conocer al viejo más ‘difícil’ del centro. Comencé con las únicas herramientas que conocía hasta ese entonces, las teorías, los libros. Que mejor estrategia si estos son los expertos en mi área, los que ya pasaron por esto mil veces y saben mucho. Y en las primeras dos semanas me quede atrapado en un sin numero de teorías y de ‘psicobaba’ que no me ayudo nada. Este viejo estaba sufriendo mucho, dudo que quisiera saber mi ‘diagnostico’, que bien le va a hacer saber que tiene una ‘depresión severa’ eso él lo sabe de una manera u otra. Me sentía inútil hasta que me di cuenta que iba mal. Tuve que enfrentar una realidad, si me iba a quedar en el mundo de los libros siempre mi iba a sentir que no sabía nada, hay demasiado por aprender. Si me quedaba en esta línea iba a lucir más ‘clínico’, más ‘conocedor’ y más seudo-medico, que es algo importante para muchos psicólogos, pero para mi no. No fue hasta que le di mi confianza y mi compañía que la persona se sintió mas cómoda y me ayudo a mí a que le ayudara a el, te cambio eso por ‘pegar’ un diagnostico del DSM cualquier día. Yo prefiero ver una sonrisa en una cara mucho más que el pensar que la gente cree que estoy en un grupito elite. Yo no estuve en ninguna fraternidad y no creo en pagar para tener amigos. Por que no aplicar la palabra que todos dicen y nadie usa, ‘empatia’, pero de la verdadera. Vaya a terapia usted mismo, haga la prueba no diga que es psicólogo y vaya. Pero por miedo muchos no lo van a hacer. Se sienten superiores a las personas que atienden, ellos son perfectos, sus personalidades desarrolladas al máximo, no necesitan ayuda. Pasar por eso debería de ser el primer requisito para entrar a los programas doctorales, no unas fotos 2x2. 

El DSM y los terapistas que lo ven como la ‘Biblia’ de la salud mental se desconectan de muchísimos factores que son más fuertes y realmente pueden ser la etiología del problema o la condición que tienen las personas. Se necesitan terapistas que tomen en consideración que la etiología de esas conductas y problemas es una muy variada. Y que en su mayoría es desconocida y que con antidepresivos se ‘enmascara’ el dolor pero no se alivia ni se cura la persona. Los creadores del DSM están faltos de una conciencia social que tome en consideración otros factores que tienen igual o más peso que los que ellos exponen. Factores que traen dolor como la pobreza, el prejuicio, y la violencia, deben de ser foco de atención de los profesionales de la salud mental. Se puede argumentar que al trabajar a un nivel micro no se pueden erradicar estos problemas. Pero la realidad es que aunque no se eliminen no me hace sentido llamar sus resultados ‘enfermedades mentales’ en vez de ‘consecuencias de la pobreza, racismo, opresión, etc.’. Necesitamos acción social no Prozac, es mucho más fácil recetar esto a una esposa abusada y en un empleo acosante con estos medicamentos que ayudarla a encontrar un mejor empleo y a enfrentar su problema matrimonial. Y si enfrentan al psiquiatra que le receto, él le parafraseara el DSM-IV y caeremos de rodillas a pedir perdon por haber pecado al cuestionar su validez. Puede que si puede que no, a fin de cuentas que puedo saber yo solo soy un estudiante graduado sin experiencia alguna. Dentro de siete a diez años escribiré una segunda parte a este ensayo para ver como me descarrilo o me mantengo en mi visión. Si sigo lleno de energías por ayudar a resolver tantos problemas o abrazo a la industria multimillonaria de la  psicoterapia capitalista. Ya veremos...